Transporte terrestre busca un escape con las rutas marítimas de corta distancia