22 - 09 - 2021

    DHL y sus drones de reparto: un proyecto paralizado y de futuro incierto

    DHL paraliza la mensajería con drones

    Como comentábamos recientemente en Loginews, la realidad ha dado una bofetada a la ficción y el advenimiento de los drones como nuevas herramientas de distribución de paquetería ha recibido un revés durante las últimas semanas. Las compañías que más avanzados llevaban sus pruebas con drones autónomos para reparto, Amazon y DHL, han dado un frenazo a sus respectivos proyectos. La primera cerraba su programa Amazon Prime Air, quizá el más famoso de todos los desarrollos relacionados con el uso de drones autónomos para envío de paquetes; y, paralelamente, varios medios alemanes anunciaban que DHL también paralizaba todos sus proyectos en este campo (aunque, a través de su página web, la compañía asegura que siguen en marcha, las declaraciones de algunos directivos afirman lo contrario).

    La noticia saltaba el pasado 8 de agosto, cuando medios como el diario digital Welt publicaban que DHL abandonaba el desarrollo de drones de reparto. En concreto, este y otros medios alemanes aseguraban que DHL cancelaba su proyecto conocido como Parcelcopter, hasta la fecha el que mejor resultado había dado en las pruebas del uso de estos dispositivos voladores para tareas de mensajería.

    Parcelcopter consiguió su éxito importante en 2016 cuando, según la propia DHL, el dispositivo concluyó con éxito una prueba de tres meses en la que realizó entregas totalmente autónomas en los Alpes bávaros para dos clientes de dos comunidades montañosas. Desde entonces, DHL había desarrollado con éxito entregas de medicamentos por aire en la isla de Juist en el Mar del Norte y a una comunidad alpina en Tanzania, y desarrollaba operaciones similares en China, si bien estos testeos contaban con pilotos de seguridad que monitorizaban el vuelo autónomo de los aparatos.

    Welt anunció el abandono del proyecto por parte de DHL incluyendo declaraciones oficiales de Alexander Edenhofe, uno de los portavoces de la compañía: “No continuaremos con el proyecto de helicópteros de carga”, aseguraba Edenhofe a Welt, quien también afirmaba que, a pesar de ello, los testeos habían reportado para DHL “hallazgos importantes”. Según el mismo diario, esto implica también el final del proyecto de DHL para enviar medicamentos en Tanzania junto con el Ministerio Federal de Desarrollo de Alemania. Se habrían cancelado el desarrollo de todos los proyectos piloto y el de los propios drones.

    Problemas tecnológicos y regulatorios

    Otros medios alemanes publicaban además DHL había recalcado que “en varias ocasiones se ha señalado que no teníamos previstas operaciones regulares de este tipo de entregas de paquetería en Alemania”. Este dato es muy importante. Está claro que, cuando plantearon sus proyectos de entregas con drones, empresas como Amazon y DHL apuntaban a su uso masivo como herramientas de entrega de paquetería, lo que incluía un futuro con drones volando por zonas urbanas. Ese futuro parece ahora más lejano.

    A la vista de los acontecimientos, este artículo que Forbes publicó hace dos años sobre los problemas a los que se enfrentaba la mensajería con drones ha resultado profético.  Tanto DHL como otras compañías se han topado con problemas de regulación y de desarrollo tecnológico a la hora de implementar los drones como elemento de distribución masiva de paquetería. Por una parte, los organismo que regulan la aviación en los diferentes países suelen exigir a las aeronaves un ratio de accidentes y problemas en vuelo realmente bajo, que los drones están lejos de cumplir. Por otra, hay un desafío técnico que aún no se ha conseguido solventar: un sistema para que los drones autónomos en pleno vuelo sean capaces de detectar y evitar colisionar con elementos del entorno, fijos o voladores. Hoy en día, la mayoría de regulaciones exigen que los drones sean pilotados por humanos que, además, los mantengan en su campo de visión, algo incompatible con su uso para la mensajería.

    DHL da mensajes contradictorios en su página web

    Lo cierto es que, quizá para no reconocer que la inversión en este ambicioso proyecto no va a dar el retorno deseado, DHL no ha anunciado oficialmente su cancelación. De hecho, en el post sobre el tema de su página web, que actualiza su fecha de publicación cada día, insiste en que el proyecto Parcelcopter sigue en marcha con el objetivo de “proporcionar un servicio de entrega de drones el mismo día en pueblos y ciudades”. El texto también asegura que la tecnología de DHL está ya preparara para próximas pruebas de campo en entornos urbanos, y que confía en que los drones tienen un papel vital que desempeñar en el futuro de la logística.

    No obstante, declaraciones de Jürgen Gerdes, Consejero de Administración de DHL, en ese mismo artículo, vuelven a restringir el uso de los drones a las áreas de difícil acceso: “Estamos más que convencidos de que el parcelcopter nos ha permitido crear un valor añadido real en el campo de la logística. En el futuro, esto podría tomar la forma de entregas de suministros médicos de emergencia o entregas a regiones situadas en una ubicación geográfica desafiante ”, agrega Gerdes. “Podría decirse que el parcelcopter nos permite ofrecer a las personas en esas áreas un nuevo tipo de acceso al envío y entrega de mercancías flexibles y, lo que es más importante, rápido”.

    En cualquier caso, si nos atenemos a las informaciones de los medios alemanes, parece claro que DHL ha paralizado sus proyectos y no tiene fechas definidas para retomarlos. Está por ver si en el futuro vuelve a este campo o si el desarrollo tecnológico de esta iniciativa tiene otras aplicaciones. ¿Significa esto que el uso de drones como herramientas de distribución de paquetería ha sido un sueño efímero? No exactamente: el potencial de estos dispositivos está ahí y seguramente las mejoras tecnológicas necesarias para aprovecharlo acabarán llegando, pero no será un proceso tan rápido ni tampoco tendrá el alcance que se esperaba en un principio. En concreto, si analizamos las declaraciones de DHL al respecto, parece que su uso en los próximos años se seguirá restringiendo a situaciones muy específicas en las que otra opciones de entrega sean prácticamente descartables.

    El sector hortofrutícola analizará nuevas oportunidades en el World Fresh Forum

    Home Logistics y Sama Logística crean la mayor red comercial de entrega domiciliaria de productos voluminosos