19 - 09 - 2020

    El puerto de Tarragona trabaja para disminuir las emisiones contaminantes

    El puerto de Tarragona trabaja para disminuir las emisiones contaminantes

    El puerto de Tarragona (España) está trabajando para disminuir las emisiones contaminantes de las operaciones portuarias, una iniciativa que se enmarca dentro de su objetivo de alcanzar la excelencia en la gestión ambiental y energética.

    En realidad, el enclave tarraconense lleva años luchando por reducir el impacto ambiental en todos los sectores de actividad, por lo que ha aprovechado el Día Mundial del Medio Ambiente, celebrado el 5 de junio, para resaltar el valor de su compromiso con la mejora de la sostenibilidad, para lo cual cuenta con el apoyo de la comunidad portuaria.

    En realidad, la Autoridad Portuaria se caracteriza por su gran actividad, llegando hasta el punto de destinar cinco trenes semanales para el transporte de cereales hacia Aragón, con un total de 4.500 toneladas. En este punto, se estima que el movimiento de tráficos agroalimentarios por ferrocarril alcance las 207.000 toneladas anuales, con el movimiento de dos trenes diarios, en comparación con los 70 camiones que se necesitaban para mover 900 toneladas.

    Gracias a esta operativa, se consigue quitar de la carretera 350 camiones a la semana y unos 16.100 camiones al año. Es más, el embarcadero catalán ha realizado la primera carga de 250 toneladas de harina de soja en cuatro vagones de 66 toneladas cada uno, lo que se presenta como un salto cualitativo y cuantitativo en la cadena logística. Una de las principales metas del puerto es cuidar la protección del entorno natural durante las obras portuarias, de modo que se han instalado controles propios y específicos.

    A parte de simplificar el uso de sus recursos para obtener una mayor eficiencia, la Autoridad Portuaria de Tarragona ha acogido recientemente uno de los buques más grandes de su historia en el pantalán de Asesa. Se trata del navío petrolero Leni P, el cual cuenta con 274,39 metros de eslora, 48,03 metros de manga, un calado de 17,02 metros y un registro bruto de 81.509 toneladas. Estas características lo convierten en uno de los barcos más grandes que ha operado en las instalaciones portuarias catalanas.

    Los servicios de última milla basan su éxito en una buena gestión de entregas

    El puerto de Valencia lidera la inversión contra el cambio climático