19 - 12 - 2018

    Terminales portuarias españolas se congestionan generando retrasos

    Terminales portuarias españolas se congestionan generando retrasos

    Diferentes navieras han advertido sobre la congestión que se está produciendo en la mayoría de las terminales portuarias españolas, lo cual genera retrasos y pone en peligro la posición de España como puente para el comercio internacional. De modo que, los barcos están obligados a esperar para ser estibados o desestibados, lo que se traduce a un mayor tiempo de tránsito en sus conexiones internacionales.

    No sólo eso, sino que a las aglomeraciones y las esperas se le suma el incremento de costes que implica, según indican algunos operadores marítimos. En lo que respecta a tasas portuarias y servicios, el que los navíos permanezcan en los recintos portuarios por más tiempo crea inseguridad a la hora de contratar estibadores para cargar o descargar y por ende son más costes para las navieras.

    Por consiguiente, las navieras piden más flexibilidad en los servicios portuarios españoles, tanto en horarios como en capacidad de movilización de trabajadores. Otro factor importante para los operadores marítimos es disponer de infraestructuras adecuadas allí donde realmente se necesitan, para evitar los desplazamientos innecesarios, sobre todo en el caso del transporte de contenedores vacíos, ya que su manipulación supone un elevado coste.

    Con el fin de mejorar el desarrollo de las operciones portuarias, se debe disponer de infraestructuras apropiadas para los diferentes servicios, como es el transporte por carretera, el transporte ferroviario y los procesos de carga y descarga de mercancías. Por ejemplo, el Puerto de Algeciras (España) dispondrá de dos puertas de acceso para camiones, como resultado de diversas reuniones entre la Asociación de Transporte de Contenedores Bahía de Algeciras, la Autoridad Portuaria y la terminal Total Terminal International.

    Inversión inmologística española total sobrepasará los 1.200 millones de euros en 2018

    Movilizar productos cuesta 30% más en Centroamérica