28 - 09 - 2020

    Una estructura cristalina muy antigua es clave en las celdas solares

    perosvskita

    La perovskita es semiconductor si se basa en un metal y un halógeno. Esta configuración le da un enorme potencial como células fotovoltaicas que podrían ser mucho más baratas de fabricar que las células basadas en silicio, usadas desde los años 50.

    En un par de artículos recinetes sobre la estabilidad de esta estructura cristalina, John Labram, de la Facultad de Ingeniería de la OSU, revelaron que un aditivo molecular – una sal basada en el compuesto orgánico piperidina- mejora enormemente la longevidad de las células solares perovskitas.

    Los hallazgos esbozados profundizan la comprensión de un prometedor semiconductor que proviene de un descubrimiento de hace mucho tiempo de un mineralogista ruso.

    En los Montes Urales en 1839, Gustav Rose encontró un óxido de calcio y titanio con una intrigante estructura cristalina y lo nombró en honor al noble ruso Lev Perovski.

    La perovskita se refiere ahora a una gama de materiales que comparten la red cristalina del original. El interés en ellos comenzó a acelerarse en 2009 después de que un científico japonés, Tsutomu Miyasaka, descubriera que algunas perovskitas son eficaces absorbentes de luz.

    Descubren un material que genera hidrógeno a partir de agua salada y contaminada

    Nueva movilidad: alternativas al transporte público