25 - 08 - 2019

    Guerra comercial estadounidense cambia las cadenas de suministro mundiales

    Guerra comercial estadounidense cambia las cadenas de suministro mundiales

    La guerra comercial entre Estados Unidos y China está cambiando las cadenas de suministro mundiales. De hecho, el proteccionismo comercial ha subido el coste de las importaciones estadounidenses, pasando del 2,3% al 14,9%.

    Se estima que los aranceles continuarán creciendo hasta el 100% si se aplican en el resto de productos, según indica un informe de la consultora Drewry, quien considera que el uso de aranceles como ataque contra China está forzando a los cargadores a rediseñar sus cadenas de valor.

    Cabe destacar que, los flujos comerciales se han movido desde China hacia otras localizaciones, sin embargo las compañías han tenido que calcular bien los costes laborales, las capacidades, la infraestructura y la proximidad a los clientes, antes de tomar cualquier decisión. Otro aspecto importante a tener en cuenta es la estabilidad política y legal.

    Por si fuera poco, el sector marítimo también se enfrenta a la duda de si los nuevos países en los que se está desplazando el tráfico no será también un objetivo de los nuevos aranceles en el futuro próximo. A pesar de que, Estados Unidos ha ganado varias batallas contra países, como Corea del Sur, no será tan fácil con el mercado chino.

    No obstante, a medida que aumenta el número de productos a los que se aplican aranceles, disminuye su capacidad para realizar los cambios de países, ya que China sigue dominando la producción en ciertas categorías, como los móviles, ordenadores, el mobiliario o el calzado.

    Por otro lado, el crecimiento del comercio electrónico ha transformado la estrategia de ventas y los modelos comerciales del sector retail, el cual debe buscar nuevas fórmulas para cambiar la experiencia de compra y extender su modelo omnicanal, según ha indicado la compañía PHC Software.

    Contenedor “inteligente” inició periplo de investigación desde Rotérdam

    Kalmar apuesta por la batería de ión-litio para cumplir con normativa medioambiental