14 - 10 - 2019

    El e-commerce encara el crecimiento de la presión fiscal en España y Europa

    Ecommerce encara el crecimiento de la presión fiscal en España y Europa

    El comercio electrónico encara el crecimiento de la presión fiscal, tanto en España como en Europa. Debido al crecimiento exponencial del mercado online están surgiendo situaciones nuevas en las que las administraciones nacionales y europeas deben adaptarse. De hecho, Hacienda ha anunciado que se centrará en las ventas por Internet en 2019.

    Por consiguiente, los nuevos medios de pago y las operaciones logísticas relacionadas al comercio electrónico tendrán un mayor control, estableciéndose las mismas responsabilidades para todos los intermediarios. De forma que, todos los participantes de las actividades ecommerce tendrán que abonar el impuesto de sociedades, las cuales registran los beneficios que obtienen en el país.

    Es más, el Gobierno quiere comenzar a aplicar la ‘tasa Google’. Es decir, un impuesto que obligaría a las empresas que ofrecen servicios de publicidad o intermediación online y de venta de datos a pagar un impuesto del 3% sobre su facturación total. Sobre todo, en el caso en que la compañía facture más de 750 millones de euros a nivel global cada año, además de superar los tres millones de euros en España.

    Respecto al pago del IVA, el propio comercio será el encargado de efectuar el pago. La plataforma a través de la que gestiona sus ventas, no se hará responsable de si se paga o no. Se aplica el impuesto del país del vendedor, aunque si es una transacción entre empresas, termina rigiendo el impuesto del comprador.

    Por otro lado, el Parlamento Europeo y el Consejo han realizado un acuerdo temporal sobre las propuestas de la Comisión Europea, las cuales pretenden establecer una serie de normas contractuales comunes relacionadas con los servicios del comercio electrónico, los contenidos y las actividades digitales.

    Habrá en los cielos nuevo avión de 50 plazas

    Noruega construye un portacontenedor autónomo de cero emisiones