19 - 03 - 2019

    Competencia y combustible ponen en jaque a low cost en Europa

    Germania low cost

    Las exitosas aerolíneas low cost, o bajo costo, están pasando por un momento difícil en Europa. La competencia en el sector y los altos precios del combustible están provocando cada vez más bancarrotas.

    Una de las últimas declaraciones de quiebra fue de la alemana Germania, que transportaba a 4 millones de pasajeros al año. El año pasado una decena de estas compañías aéreas desaparecieron, entre ellas la belga VLM, la danesa Primera Air o la chipriota Cobalt Air.

    La tendencia es que en 2019 continúe el cierre de las low cost, que ofrecen vuelos más baratos y conexiones cortas a destinos más sencillos.

    Otras aerolíneas penden de un hilo, después de salvarse en el último momento. Se trata de la británica Flybe, comprada por un penique por acción por Virgin Atlantic, o Norwegian Air Shuttle, que también tenía dificultades y optó de momento por una ampliación de capital.

    Ante las bancarrotas, hay que ver al líder del negocio: Ryanair, que ha declarado que su situación no es crítica, aún. La compañía anunció una reorganización para sanear sus cuentas, que en el tercer trimestre de 2018 registraron una pérdida neta de 20 millones de euros, por primera vez desde 2014.

    Kalmar desarrolla junto a Cummins nuevos equipos portuarios eléctricos

    Fepex diseña nueva etiqueta para controlar temperatura de productos hortofrutícolas