19 - 10 - 2021

    Amazon instalará su segunda plataforma logística en Illescas

    Amazon instalará su segunda plataforma logística en Illescas

    El gigante del comercio electrónico Amazon ha vuelto a apostar por el municipio toledano de Illescas, al anunciar la instalación de una nueva plataforma logística. Se trata de la segunda instalación que la multinacional incorpora en la localidad, tras estrenar su primera plataforma de artículos grandes y voluminosos en 2019.

    El nuevo activo se presenta como el complemento perfecto para la plataforma que ya está en funcionamiento. La compañía contará con más de 180.000 m² de superficie operativa repartida en cuatro plantas, sobre una huella de 43.000 m² y edificada sobre un suelo de 210.000 m².

    La nueva instalación se localiza en la Plataforma Cental Iberum, desde donde se cubrirán las operaciones de España y Europa, sobre todo la gestión de productos de pequeño tamaño como smartphones, juguetes y libros entre otros.

    A través de esta apuesta, Amazon pretende crear 1.200 empleos fijos en su nueva instalación logística durante los próximos tres años. Por ello, el espacio cuenta con 1.500 plazas de aparcamiento para los trabajadores, además de amplias playas de maniobra para los camiones.

    La red logística que está creando el gigante del comercio electrónico resulta en que Illescas se posicione como un referente en el centro peninsular, tanto por su localización como por sus conexiones viarias y los bajos costes de mano de obra en comparación con Madrid, entre otras ventajas.

    Recientemente, el presidente del Gobierno de la Región de Murcia, Fernando López Miras, la consejera de Industria, Valle Miguélez, y el alcalde de Murcia, José Antonio Serrano, visitaron ayer las obras del centro logístico robotizado de alta tecnología que Amazon abrirá el próximo otoño en el municipio de Corvera, donde la compañía también inauguró el año pasado una estación logística.

    Yale lanza nueva transpaleta para facilitar el transporte horizontal

    La alta demanda de coches eléctricos impone un reto a la minería de litio