10 - 07 - 2020

    La ONG Transport and Environment cuestiona los beneficios del gas natural en el transporte

    transporte sostenible en europa

    La ONG “Transporte y Medio Ambiente” (T&E) ha publicado un nuevo informe en el que duda de los beneficios ambientales comprobados del gas natural en el transporte, esta vez específicamente para la calidad del aire.

    Entre las razones para cuestionar el gas natural en la flota de vehículos, T&E destaca lo siguiente:

    1- Los vehículos a GNC emiten un número elevado de partículas y no están sujetos a limitaciones, a diferencia de los vehículos que funcionan con gasolina o diésel.

    2- De estas emisiones, las partículas ultrafinas se encuentran en una cantidad elevada y podrían ser las más dañinas para la salud.

    3- Los vehículos de GNC emiten grandes cantidades de amoniaco, que contribuye a la contaminación por partículas.

    Ante los resultados de este nuevo informe presentado, NGVA Europe y NGV Italy analizan las conclusiones y defienden un tipo de movilidad que apenas alcanza el 1% de la flota total de automóviles y vehículos pesados en Europa.

    Una razón de los ataques podría ser que el gas natural en el transporte, a diferencia de otras soluciones, es una tecnología madura, confiable y muy rentable, capaz de responder a todas las necesidades de movilidad y transporte. Por lo tanto, atrae a varios operadores, gracias a su punto de vista ecológico y económico. Estos beneficios son reconocidos no solo en Europa, sino aún más, en el resto/ otras partes del mundo. La flota a gas de Europa cuenta con aproximadamente 1,5 millones de vehículos, mientras que en el resto del mundo circulan más de 25 millones de unidades.

    Después de la crisis del coronavirus, es hora de cuestionar los hábitos anteriores: hay que reinventar la visión común de un futuro con un cero neto de emisiones. Aquí, debemos buscar la mejor combinación de soluciones que puedan apoyar una evolución sostenible, factible y socialmente aceptable del sistema de transporte en su conjunto.

    Además, se deben garantizar plazos basados en el negocio, considerando la implementación y la penetración de nuevas soluciones tecnológicas en toda Europa.

    Las tecnologías con cero emisiones de escape son parte de la solución, pero hay 300 millones de vehículos en Europa (todavía) alimentados con combustibles fósiles convencionales. Estos vehículos requerirán un cambio a combustibles alternativos y renovables si el objetivo real es la descarbonización inmediata del transporte. Limitar las opciones futuras a una solución para todos los modos de transporte no es suficiente.

    Esto se debe a que las soluciones limpias basadas en motores de combustión interna (ICE) proporcionan respuestas inmediatas a la contaminación urbana y desbloquean un enorme potencial de reducción de carbono gracias a los combustibles renovables.

    Puedes consultar aquí (en inglés) el informe completo presentado por la ONG Transporte y Medio Ambiente.

    Nueva app de Liebherr para el servicio a distancia y en tiempo real

    Barcos autónomos vigilarán el puerto de Jebel Ali