18 - 09 - 2020

    Desafíos y soluciones para la logística de última milla

    Desafíos y soluciones para la logística de última milla

    Las medidas de confinamiento causadas por el Covid-19 han aumentado las ventas del canal online a tasas superiores al 100% y una buena parte continuará siendo estructural. Se prevé que el tráfico actual supondrá un salto en la demanda de tres años, en comparación con el crecimiento que venía registrando el canal anteriormente.

    El aumento del transporte de paquetería, junto con la mayor sensibilidad medioambiental y las nuevas tendencias de consumo y movilidad, requieren mejoras en los modelos de distribución y transporte urbano de mercancías, según indica explica la compañía de servicios profesionales Deloitte en su estudio ‘Logística de Última Milla: retos y soluciones’.

    Entre los principales problemas a los que se enfrenta el mercado con la vuelta a la normalidad, se destaca el aumento de los costes operativos del sector de la distribución, los cuales se deben a una mayor dificultad para desplazarse y aparcar.

    Una de las soluciones que aporta la compañía son las plataformas de gestión de zonas de carga y descarga. Actualmente, la demanda de plazas puede superar en un 70% la oferta disponible en los núcleos urbanos, obligando a los operadores del sector a buscar plazas alternativas, aparcar en doble fila o realizar mayores desplazamientos a pie.

    La integración de una plataforma de este tipo ayudaría a guardar aparcamientos con anticipación, impulsaría el uso de vehículos más sostenibles y reduciría el reparto en horas punta. Otro objetivo efectivo es fomentar el uso de redes de puntos de entrega y recogida en España, ya que esta clase de taquillas abarcan menos del 10% de los envíos de e-commerce.

    La entrega a domicilio es una de las modalidades que más costes genera, además entre el 10% y el 15% son fallidas y requieren un segundo intento. Partiendo de la premisa de que hay cada vez más restricciones de acceso a los vehículos en los centros de las grandes ciudades, el reparto a pie o con vehículos no motorizados se destaca por ser una de las alternativas más sostenibles.

    Por otro lado, el transporte por carretera está avanzando hacia la integración del Gas Natural Licuado (GNL) como nuevo combustible sostenible. Una prueba de ello es el nuevo vehículo IVECO S-Way, el cual disminuye las emisiones contaminantes, mejora la eficiencia y ofrece un coste muy competitivo en comparación con su versión diésel.

    Cat Lift Trucks incorpora su motor Fase V para disminuir las emisiones

    El Puerto de Montreal usará IA para optimizar sus operaciones logísticas