Moody's Investor Services tachó con tinta roja las perspectivas para la industria marítima en lo que resta de 2020. La proyección negativa se basa en una caída del EBITDA de las compañías navieras.