La energía derivada de los combustibles biológico, como el biodiésel y el bioetanol serán la impulsora del crecimiento de la energía renovable en los siguientes cinco años.