Un operador que invierta al menos 10 millones de euros. Eso es lo que busca la Autoridad Portuaria de Alicante, para así resolver los problemas de contaminación en la carga y descarga de graneles sólidos, que representa el 54% de su tráfico.