Los efectos negativos de la Covid-19 se reflejan en la flota de los buques car carrier en todo el mundo, que ha quedado inactiva en una porción importante.