Perú y Japón están apostando por un desarrollo minero sostenible en el país latinoamericano. Ambos países van a colaborar conjuntamente para conseguir mejorar la productividad protegiendo a la vez el medio ambiente y a las comunidades afectadas.