La pandemia de covid-19 está obligando a algunas de las más grandes navieras del mundo a recurrir a ayudas financieras del Estado, según el país al que pertenecen, para no sucumbir en la crisis.