El gobierno de China está investigando la posible aplicación de cargos arbitrarios en el coste del transporte marítimo por parte de empresas chinas. El Consejo de Estado estudia si todos los cargos aplicados son correctos.