En los últimos 30 años ha caído drásticamente el coste de las baterías recargables de iones de litio en 100%, lo que ha sido uno de los principales motores del rápido crecimiento de estas tecnologías.