Mientras compañías de diferentes sectores anuncian sus propias variantes de bicicletas eléctricas para el mercado español, se intensifica la polémica acerca de la necesidad o no de que estos vehículos sean matriculados.