Yale ha desarrollado el brazo de timón con la zona de funcionamiento más amplia de la industria, que permite que los carretilleros tengan buena visibilidad de las horquillas y puedan posicionarlas para entrar y salir de palés vacíos o llenos de manera eficiente.