Hapag-Lloyd, cuarto operador marítimo de contenedores del mundo, renueva su flota de buques, de menor calado que los modelos actuales pero con la misma capacidad, para llegar a puertos con aguas menos profundas.