Un proyecto creado en durante la gestión de Cristina Fernández, en Argentina, no sería contrario al desarrollo del puerto de Bahía Blanca, sino todo lo contrario: le traerá beneficios.