2013 terminó con unos volúmenes de carga bastante elevados tanto en el Puerto de Los Ángeles como en el Puerto de Long Beach, confirmando así las previsiones y consolidando la tendencia de ganancias en ambos puertos durante el pasado año.