La nueva Ley de Puertos, que el Senado mexicano acaba de aprobar, establece la entrega de 30% de los excedentes de ingresos a los municipios donde opera el recinto portuario, un aporte que refuerza el reconocimiento de la relación ciudad-puerto.