La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) quiere evitar la compra de combustibles robados y ha instado a las empresas que participan en la construcción del Aeropuerto Internacional de Ciudad de México (NAICM) a estar pendientes.