El gobierno brasileño ha confirmado la privatización de cuatro nuevos aeropuertos dentro de su Plan de Desestatización. El proyecto permitirá que los aeropuertos sean explotados por entidades privadas a las que se otorgue la concesión.