China pondrá en funcionamiento un drone solar equipado con células fotovoltaicas y motores eléctricos en su fuselaje, fabricado de materiales ultraligeros, y que se desplazará por debajo de los demás satélites que están en órbita.