Una revolucionaria batería fabricada con materiales tan comunes como hierro, agua y oxigeno, podría ser capaz de solucionar los problemas de autonomía en los aparatos del futuro cercano.