España ha incrementado el número de operaciones y de volumen de GNL suministrado a buques y en solo dos años se ha convertido en referente europeo.