Renfe y Adif han anunciado, e iniciado también, el cierre de taquillas en más de 150 localidades con poblaciones de hasta 500.000 personas, eliminando de este modo el tradicional servicio de venta presencial de billetes en estas estaciones, ante la perplejidad del público.