El otoño ha llegado, y con él surge la necesidad para muchos de revisar, y en algunos casos comprar, aparatos de calefacción, pero ¿es necesario tener todas las habitaciones a una temperatura cálida?