Los países del G7 detendrán la financiación de los proyectos de energía de carbón que no se hayan puesto en marcha antes que finalice este 2021.