La rehabilitación de edificios, impulsada por las administraciones públicas mediante subvenciones y nuevas normativas, está siendo un gran aliado en la recuperación económica y la generación de empleo.