Los coches actuales tienen una menor frecuencia de accidentes y menos graves, pero con reparaciones que requieren una alta cualificación, se comentó durante la celebración de la I Jornada de Tecnología y Seguridad Vial celebrada en Madrid y promovida por Carglass España.