La Federal Motor Carrier Safety Administration (FMCSA) ha ordenado al conductor Ricky L. Hatfield y a su empresa, Hatfield Trucking, que abandonen la industria del transporte por carretera debido a lo que la FMCSA describe como una conducta peligrosa al volante.