El gobierno británico ha dado un importante impulso para descarbonizar el sector marítimo, al asegurar una ingente cantidad de recursos a un proyecto de emisión cero.