El concesionario de los puertos de Balboa y Cristóbal, en Panamá, Hutchison Ports (Hutchinson PPC) pagó entre 2015 y 2019 unos 8 millones de dólares al Estado, que posee el 10% de las acciones de la empresa.