Mientras la mayor parte de las empresas fabricantes de coches ya han comenzado a ofrecer vehículos eléctricos, las del segmento deportivo siguen siendo de las que más se resisten a introducir estas opciones.