Seis nuevos trenes semidirectos diarios, tres por sentido, unirán Barcelona y Manresa en menos de una hora, con lo que reducirán entre 10 y 15 minutos el tiempo de viaje actual, a partir del viernes 17 de enero.