España tiene 3.600 cargadores en vía pública, en unas 1.200 ubicaciones, lo que indica un promedio de tres cargadores públicos por cada punto de instalación.