a Asociación Americana de Ferrocarriles (AAR) ha manifestado que solo una quinta parte de la red estará equipada con las medidas de seguridad obligatorias para evitar colisiones y descarrilamientos dentro del plazo fijado por el Congreso.