El presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, podría en revisión uno de los proyectos más ambiciosos y mega millonarios de su predecesor, Mauricio Macri: la licitación del puerto de Buenos Aires.