La diversificación en el negocio de la banca es el nuevo estándar para la comunidad de pequeñas empresas y los bancos se están dando cuenta que van a tener que competir duramente con el objetivo de retener a sus clientes.