Cuba inauguró un puerto cuyo coste ha sido de 957.000.000 dólares y que ha sido anunciado como el más moderno de América Latina. Una infraestructura que se considera crucial para el futuro económico de la isla.