Algunas de las operaciones de transporte por carretera en el puerto de Nueva York y Nueva Jersey han incrementado su coste debido a los retrasos ocasionados por la congestión en las terminales de contenedores.