La sequía mantiene en una situación complicada a los operadores que deben movilizar sus buques por la hidrovía Paraguy-Paraná, que reporta bajos niveles del agua.