Un nuevo dolor de cabeza para las autoridades del puerto de Los Ángeles, en California (EE.UU.) sale a la luz: El aumento del robo de contenedores transportados por ferrocarril desde y hacia el puerto.