En el puerto de Montevideo los buques podrán conectarse a la red eléctrica de tierra firme y apagar sus motores el tiempo que requieran, en un servicio que hasta ahora no se ofrece en Suramérica.