La demanda de silicio metálico se ha mantenido por décadas y ahora, con el auge de los coches eléctricos, la tendencia ascendente del mercado es visible desde diferentes ámbitos.